Comunidad

El tabaquismo es una enfermedad crónica que se caracteriza por tener dependencia a la nicotina, principio activo del tabaco, que es un ingrediente natural contenido en las hojas del tabaco, es adictiva y tiene las características de generar: tolerancia, dependencia física y psicológica.

La adicción a la nicotina obliga a los fumadores a mantener el consumo de tabaco, provocando que las personas pierdan la libertad de decidir y se vean obligadas a mantener y aumentar progresivamente la compra y el consumo.

Como miembro de la comunidad puedes tener un papel decisivo a la hora de apoyar y asegurar el cumplimiento de las medidas encaminadas a lograr entornos sin tabaco, para que en nuestro país no sigan enfermando y muriendo miles de personas como consecuencia del humo de tabaco.

 ¡Infórmate y ayuda a proteger el derecho de los no fumadores a respirar aire no contaminado! Recuerda que toda exposición al humo de tabaco es dañina.

rapanui

 Fotografía: Miguel Angel García Marvizon, Isla de Pascua.

Los ambientes libres de humo de tabaco no sólo protegen a los no fumadores, sino que además ayudan a reducir el consumo de tabaco a los fumadores habituales, ayudando a quienes quieren dejar de fumar.

Los componentes tóxicos del humo de cigarrillo permanecen hasta 2 semanas en un ambiente cerrado luego de fumar en él, a pesar de abrir las ventanas y ventilar, porque se impregnan o adhieren en cortinas y otras superficies.

Por eso es importante que adultos o padres que fumen lo hagan fuera del hogar, para evitar así que niños respiren el dañino humo, que tomen contacto con las superficies contaminadas y que además no aprendan por imitación la conducta fumadora.

¡Cuídate y cuida a los que te rodean! Te invitamos a que no fumes ni dejes que otros fumen en tu casa. 

Te recomendamos:

  • No permitir que se fume al interior de tu hogar.
  • Buscar aliados entre tus familiares y amigos para que te ayuden a  mantener libre de humo tu hogar.
  • Poner carteles de “Hogar Libre de Humo de Tabaco” y quitar los ceniceros del interior de tu hogar para recordar que en tu casa no se fuma.

Estudios han demostrado que tener políticas sobre tabaquismo en el lugar de trabajo reduce el consumo diario de cigarrillos en los fumadores y que éstos tienen mayor  probabilidad de dejar de fumar.
Eliminar el consumo del tabaco en los lugares de trabajo también puede mejorar la imagen de la empresa o institución, reducir los conflictos entre los trabajadores fumadores y no fumadores, disminuir las licencias médicas y mejorar la productividad.

¡Propón esta idea en tu trabajo!