Efectos Sobre la Salud

¡Abandonar el cigarrillo es una excelente decisión!

Terminar con el hábito de fumar es una de las mejores decisiones que puedes tomar para  mejorar tu vida.  Al dejar el tabaco puedes sentir algunas  reacciones pasajeras y normales.

Después de 20 minutos  La presión arterial y el pulso  descienden a niveles similares a los que tenías antes de consumir tu último cigarrillo.
Después de 8 horas  Los niveles de monóxido de carbono (gas tóxico) y nicotina en la sangre se reducen a la mitad, por lo que tu sangre se oxigena más y tu presión sanguínea se normaliza.
Después de 24 horas  Se elimina completamente el monóxido de carbono del cuerpo. Los pulmones comienzan a eliminar mucus y otros restos producidos por el consumo de tabaco.También baja el riesgo de tener un ataque al corazón.
Después de 2 días No queda nicotina en el cuerpo. El olfato y el gusto mejoran.
Después de 3 días Los terminales nerviosos se acostumbran a la ausencia de nicotina. Se respira con mayor facilidad, ya que los bronquios comienzan a relajarse.
Después de 2 semanas a 3 meses  Mejora la circulación. Se hace más fácil caminar.La función pulmonar aumenta hasta un 30%.
Después de 1 a 9 meses   La tos, congestión nasal, fatiga y falta de aliento disminuyen. La voz se hace más clara y aumenta la energía general.
Al año siguiente  El riesgo de sufrir un infarto al corazón se reduce a la mitad y la persona tiene menos infecciones respiratorias.
Después de 5 años El riesgo de sufrir un infarto cerebral se reduce al nivel de una persona que nunca ha fumado.
Después de 10 años  Su probabilidad de morir de cáncer de pulmón disminuye en un 50%. El riesgo de ataque al corazón se reduce al nivel de una persona que nunca ha fumado. También disminuye el riesgo de desarrollar otros cánceres: de boca, garganta, esófago, vejiga, riñón y páncreas.
Después de 15 años  Su riesgo de sufrir un infarto al corazón es similar al de un no fumador

 

La mayoría de los síntomas que aparecen al dejar de fumar duran sólo unos días y usted puede tomar medidas para reducirlos.

  • Frente a dolores de cabeza, nerviosismo o irritabilidad: La disminución de los niveles de nicotina puede crear la sensación de tensión en su cuerpo, lo que puede dar lugar a dolores de cabeza, nerviosismo o irritabilidad.

Recomendación: haga ejercicios, practique algún deporte o escuche su música favorita y beba mucha agua para ayudar a eliminar la nicotina de su cuerpo más rápidamente.

  • Frente a problemas para dormir: Otro efecto secundario de la disminución de los niveles de nicotina en su cuerpo podría ser tener problemas para dormir.

Recomendación: elimine la cafeína (café, té, bebidas cola, chocolate) de su dieta durante un tiempo. Además, trate de crear una rutina relajante para dormir, como leer, escuchar música suave, hacer ejercicios de respiración o yoga.

  • Frente a estreñimiento: Su movimiento intestinal puede disminuir por un breve período después que un fumador deja el hábito, lo que puede producir estreñimiento.

Recomendación: coma más verduras, frutas frescas, cereal alto en fibra y asegúrese de beber mucha agua.

  • Frente a tos: Usted puede toser un poco más de lo habitual después de abandonar el cigarrillo. Esto es porque sus pulmones se están limpiando.

Recomendación: coma 1 dulce para calmar la garganta.

  • Frente a mareo: Después de dejar el cigarro se puede recibir más oxígeno, esto puede hacer que se sienta mareado.

Recomendación: sentarse por un momento, el mareo pasa en unos pocos segundos.

  • Frente a cambios en el apetito: Esto puede ocurrir por los cambios que ocurren en su cerebro, su mayor capacidad para oler y saborear los alimentos, la necesidad de tener algo en las manos y la boca o de todas las anteriores.

Recomendación: en lugar de comer, beba mucha agua, salga a caminar o distraerse de alguna forma. Cuando coma, asegúrese de que sea comida saludable, baja en grasas y alta en fibra.

Definitivamente sí, estos son los efectos en la salud:

Efectos del tabaquismo: dependencia al tabaco, se pierde libertad, la persona no puede vivir sin él o se siente muy mal si no consume. El consumo se inicia de manera ocasional y progresivamente se aumenta la cantidad y frecuencia de consumo.
Efectos sobre tu imagen: la ropa y casa olerán mal, tus dedos toman un color amarillo y sufres quemaduras frecuentes en tu ropa. La piel se ve más seca y arrugada, debido al envejecimiento prematuro que provoca el tabaco en la cara y ocasiona además problemas de hidratación en la piel.
Efectos sobre tus dientes y boca: aumento de la placa bacteriana dental favoreciendo la aparición de caries, mal aliento, dientes más amarillos y periodontitis (enfermedad de las encías).
Efectos sobre el olfato y gusto: se pierde la capacidad de oler y saborear.
Disminución del rendimiento deportivo:  fumar hace que tengas menos energía y te cansas más rápido. Esto se produce por un deterioro progresivo en la capacidad pulmonar.
Impotencia sexual: en los hombres el tabaco daña las arterias que llevan sangre al pene, disminuyendo la vascularización o llegada de sangre a los órganos sexuales provocando impotencia sexual.
Efectos sobre los pulmones: disminuye la capacidad respiratoria, provocando enfermedades de las vías aéreas altas (nariz, faringe, laringe), aumenta la frecuencia de resfríos, irritación y tos en momentos inoportunos. Se produce mucha secreción que incomoda y se genera la necesidad de expectorar frecuentemente. También se producen problemas en el tracto respiratorio inferior, particularmente en los pulmones, causando neumonías y bronquitis.
Efectos sobre tu economía: pierdes dinero que podrías gastar en cosas más productivas como música, salidas al cine, vacaciones, ropa u otras cosas que te gusten o necesites.

 Estos son algunos de los efectos sobre la salud que produce el humo de tabaco a largo plazo:

Dependencia: pérdida de la libertad, la persona no puede vivir sin tabaco o se siente muy mal si no consume. Como se necesita cada vez fumar en mayor cantidad, se produce dificultad para funcionar sin tabaco, lo que  podría generar problemas para concentrarse, sensación de decaimiento o insomnio. El tabaco causa dependencia física, síndrome de abstinencia (irritabilidad y ansiedad) y dependencia psicológica.
Cáncer: el tabaco provoca cáncer de pulmón, lengua, labios, laringe, vejiga, cuello uterino, riñón, páncreas, estómago y leucemia mieloide aguda.
Enfermedades cardiovasculares: afecta el corazón y el aparato circulatorio, produciendo arteriosclerosis, trombosis coronaria o infarto al miocardio, infartos cerebrales, hipertensión arterial, arritmias, enfermedad vascular periférica de piernas, pies y manos.  Aunque seas jóven, estos efectos dependerán de la cantidad de cigarrillos diarios que consumas.
Enfermedades respiratorias: produce bronquitis crónica, neumonía, enfisema,  enfermedad  pulmonar obstructiva crónica (EPOC), agravamiento del asma. En fetos ocasiona desarrollo pulmonar insuficiente (pulmones de menor tamaño, que no funcionan normalmente)
Problemas intestinales: produce úlcera péptica, anorexia, halitosis y colon irritable.
Problemas en los órganos de los sentidos: el tabaco produce conjuntivitis crónica, cataratas, visión doble, disminución de la audición, pérdida total o parcial del olfato y vértigo.
Enfermedades dentales y de las encías: periodontitis en adultos, pérdidas dentales y candidiasis oral.
Problemas  cerebrales: problemas de memoria y rendimiento intelectual. El tabaco provoca infarto cerebral.
Problemas sexuales y reproductivos: las mujeres fumadoras tienen mayor dificultad para quedar embarazadas, mayor probabilidad de sufrir abortos espontáneos, placenta previa, desprendimiento de placenta, parto prematuro y tener un recién nacido de bajo peso. En los hombres puede causar impotencia y alteración en la formación de espermios.
Problemas de rendimiento físico:  fumar disminuye el rendimiento deportivo, por disminuir la capacidad respiratoria.
Problemas en la piel: fumar produce “rostro del fumador”, es decir, provoca arrugas finas alrededor de los labios, ojos y líneas de expresión en mejillas y frente. Además adquieres una coloración grisáceo-amarillenta en la piel de la cara.
Costo económico personal: gastas mucho dinero a nivel personal producto del consumo. En Chile el promedio de consumo en una persona con adicción tabáquica es de 10,4 cigarrillos diarios, lo que equivale a comprar 1 cajetilla cada 2  días y gastar al mes $ 28.000 y al año $336.000; costo estimado cajetilla $2.000.

Costo económico país: este es muy alto para los países de la región y se produce por el costo en la prevención, tratamiento de enfermedades y por pérdida productividad por enfermedad. También se consideran los costos derivados por la destrucción del medio ambiente.